El Centro nos habla a través de las voces de sus habitantes, quienes por años han estado allí: en un café, una tienda, la esquina, el balcón de su casa, la calle... todos ellos tienen una historia para compartir.