La pasta de los acetatos es diferente en cada país, para Jairo Cárdenas, la mejor calidad se encuentra en los vinilos mexicanos, seguidos por los venezolanos y por los brasileros. Este es uno de los aspectos que hay que tener en cuenta al comprar un acetato.

Jairo Cárdenas dice ser demasiado tímido para una foto, pero, si le conversan sobre música, esa timidez se le olvida para dejar salir toda la pasión y entrega que este comerciante de acetatos tiene por el arte.

Su local, el 142 del Pasaje La Playa, en el Centro de Medellín, abrió a mediados del 2019, y mientras lo pone ‘a punto’, le va inyectando su pasión por la música. Lleno de acetatos, con un cuadro hecho con casetes que Jairo tenía guardados, afiches en las paredes y la atención de un melómano, el local recibe a toda clase de visitantes que van en busca de joyas del vinilo. 

Desde 1975 Jairo colecciona música, y fue a principios de la década del 2010 cuando decidió comenzar a comercializar algunos de los discos de su colección. Así fue como llegó al San Alejo del Parque Bolívar, a donde arribó una mañana con una caja de vinilos y con su hija, quien lo ayudaría a vender. Desde entonces su trabajo como cerrajero pasó a un segundo plano, y don Jairo se convirtió en comerciante de vinilos, tarea que, atravesada por su conocimiento su pasión y su honesto deseo de prestar un buen servicio, lo hizo resaltar entre sus compañeros.

 

El material de los acetatos que se hacen hoy en día es diferente al de antes, es más pesado y menos maleable, así que terminan descalibrando las tornamesas y desgastando las agujas. A mí no me gustan y por eso no los vendo” – Jairo Cárdenas.

En su local se puede encontrar música de varios géneros, especialmente de rock, música romántica, salsa y música protesta. Si el visitante no encuentra allí lo que está buscando, Jairo le recomendará visitar otra de las tiendas del Centro especializadas en vinilos, ya sea Archivo Musical, ubicado en el local 170 del Pasaje La Playa; Musicales San José, ubicado en el local 118 del Pasaje San José; la tienda Hit Musical, ubicada en Maracaibo entre Junín y Sucre; el local de William Patiño, en el pasaje La Bastilla; el de Jairo Ríos, en el Centro Comercial Los Puentes; El Jibarito, una taberna ubicada frente a la Academia Antioqueña de Historia, en el Parque del Periodista, en donde su dueño y anfitrión, William Martínez, ha dispuesto una buhardilla para los amantes de los vinilos y en donde se comercializan estos artículos además de que se organizan eventos relacionados con el coleccionismo y la afición por la música.

Como Jairo y William, el Centro de Medellín está lleno de personajes que comparten su pasión con la ciudad y hacen de ella un lugar para el disfrute y el despliegue del arte y la cultura