Los corredores verdes son un punto de encuentro para habitantes y visitantes del Centro, un cambio en la dinámica de la ciudad para quienes ahora disfrutan la frescura y belleza de estos espacios.

 

Los Corredores Verdes, un proyecto que es parte de la apuesta de la Administración Municipal para la renovación del Centro de la ciudad, son lugares donde el concreto ha sido reemplazado por árboles, flores, palmas, arbustos y diferentes especies que representan un cambio positivo y una invitación para transitarlos. Se encuentran ubicados estratégicamente en diferentes lugares de tránsito obligado para peatones.

Algunos puntos, que tradicionalmente eran sitios donde predominaban altas temperaturas, ahora se han hecho más frescos y agradables. El principal beneficio de esta obra se ha visto reflejado en la calidad de vida de quienes los transitan, la recuperación del espacio y la disminución considerable de las temperaturas en las zonas intervenidas.

Gracias a los Corredores Verdes es notable el cambio en la armonía y la reducción de las altas temperaturas en puntos clave de la ciudad, una invitación más para habitar nuestro Centro.

Un ejemplo de ello es el corredor de la Avenida Oriental, uno de los más frecuentados del Centro y ahora reverdecido en sus 2,3 kilómetros. Allí fueron sembrados más de 300 árboles, 240 palmas y más de 90.000 especies de plantas que, además de mejorar el aspecto de la avenida, han disminuido hasta 2 °C la temperatura ambiente, brindando mejor calidad de aire y sirviendo de hábitat para diferentes especies. Además de este hay otros 17 corredores viales que se comunican con 12 quebradas y tres cerros tutelares (La Asomadera, El Volador y Nutibara).

 

Gracias a iniciativas como esta, que busca la recuperación y conservación de fauna y flora, desde 2016 se ha visto el regreso de muchas especies, por ejemplo, las mariposas Urbanus Belli, y Rethus arcius, quienes ahora hacen parte de los visitantes que día a día recorren el Centro.