En el corredor peatonal de la Calle Boyacá es posible contemplar el primer acueducto que tuvo la ciudad, gracias a una vitrina de vidrio que permite a sus visitantes estar conectados con la historia.

La calle Boyacá cuenta con una nueva instalación: es una vitrina que permite caminar sobre la Medellín de 1860 o Villa de La Candelaria, como era conocida en esos tiempos, ya que nos revela parte del primer acueducto de la ciudad.

Mientras se adelantaban labores de construcción para el corredor peatonal Boyacá, se hallaron 13 fragmentos de tubería que conformaban el sistema que suministraba agua a la ciudad hace 120 años. Hoy es posible conocer esta parte de la historia mientras se camina por la tradicional calle.

En la calle Boyacá el asfalto ha sido convertido en un museo al aire libre para quienes visitan este tradicional corredor del Centro. ¡Te invitamos a conocer la historia de Medellín!

Esta zona peatonal que venía siendo renovada, está ubicada a un costado de la iglesia La Veracruz, entre las carreras Carabobo y Cundinamarca. Ahora tiene como curiosidad añadida un vestigio de cómo era la Medellín de entonces, que permite a los visitantes disfrutar de este importante hallazgo arqueológico.

El Centro es el museo a cielo abierto que tiene la ciudad, en cada una de sus calles es posible encontrar vestigios de las tradiciones y la herencia de Antioquia. Esta adecuación de la intervención original sobre la calle Boyacá renueva el interés por descubrir el pasado de Medellín y nos invita a recorrer una parte de la historia.