En 1874, cuando inició la construcción de la Iglesia de San Antonio de Padua, el barrio San Antonio era muy diferente al que hoy encontramos en el Centro de Medellín​ . Las casas residenciales de una planta abundaban en el barrio y se mantuvieron así hasta entrada la década de 1970. Los niños jugaban en las calles estrechas y los adultos habitaban los graneros, tiendas, zapaterías y peluquerías que daban vida al barrio.​

La iglesia de San Antonio de Padua era lugar de encuentro para la comunidad circundante. Construida bajo la iniciativa de Fray Benjamín Masciantonio y diseñada por Felipe Crosti – el mismo arquitecto encargado de la Catedral Metropolitana- era un referente en el Centro de la ciudad.

Foto: Arquidiócesis de Medellín

Hoy un parque con abundante vegetación ambienta la zona en la que está ubicada la iglesia, en el costado sur del Parque de San Antonio; y un puente peatonal que cruza la avenida San Juan desemboca directamente en su atrio.

Con el paso del tiempo la iglesia sigue teniendo la cúpula más grande de Medellín, sin embargo, el barrio ya no es el mismo. La función comercial del sector circundante ha modificado las dinámicas sociales, y el templo, que antaño permanecía abierto y al servicio de su comunidad, hoy abre solo durante el horario de misa: lunes a sábado: 6 a.m., 7 a.m., 12 m., 5 p.m. y 7 p.m. Domingos: 7 a.m., 9 a.m., 11 a.m., 12 m., 4 p.m., 5 p.m.,  y 6 p.m.